Un Pentecostés singular para los más devotos: sin romería ni peregrinos en El Rocío