Los nuevos peregrinos: exigentes, pendientes del móvil y muchas veces sin educación