Las personas sin hogar, las más vulnerables frente al frío