Formar montículos de piedras en las playas pone en peligro el ecosistema y la fauna