Una ‘pequeña domadora’ demuestra que los pitbull no son agresivos si no se les enseña a serlo