Las playas siguen siendo el destino preferido por los españoles en verano, a pesar de la caída del turismo hostelero