La policía consigue ocho años después una prueba nueva contra la expareja de Sonia Iglesias