La policía acusa a Infancia Libre de ser una organización criminal