La policía vigila que los trabajadores lleven el permiso oficial