Los descerebrados del coronavirus que aún no saben que su negligencia puede matar gente