El modus operandi de Infancia Libre, del que se investigan más casos, recuerda al de una organización criminal