Los primeros bebés del año que llegan con un permiso de paternidad de 12 semanas debajo del brazo