Una primitiva de 4,7 millones, sin dueño