El príncipe Guillermo se toma una pinta para animar a volver a los bares tras su apertura