Adoratrices, una mano tendida a las mujeres más vulnerables