Madrid, cerrado a la contaminación