Las rachas de viento que superan los 130 Km/h ponen entre las cuerdas a nuestra reportera