Rafael, de 42 años, pasó 90 días en la UCI por el coronavirus y un año después reaprende a usar su cuerpo