Los rastreadores del coronavirus, el eslabón fundamental para evitar la expansión del virus