Las multitudinarias colas retrasan el cierre de la capilla ardiente de José Antonio Reyes