Ricardo Leal, el dueño de la petroquímica de Tarragona y el hombre más rico de Extremadura