Sigue la oleada de violencia en las calles de Barcelona