San Blas se convierte en un polvorín a raíz del choque entre menas y grupos de extrema derecha