Las sandalias, un riesgo para nuestros pies