Ropa manchada de sangre y restos biológicos llevaron hasta Sergio, el presunto asesino de Mimi