Sergio, el detenido por el asesinato de Mimi, un apasionado de la pesca que volvió a casa de sus padres tras romper con su novia