Los vecinos de La Gomera sustituyen los aplausos de los balcones por silbidos que recorren la isla