Los detenidos por el crimen de Samuel pudieron matar también al hombre que le auxilió