La tecnología, responsable de muchos conflictos familiares