Las altas temperaturas y la humedad que ha dejado la gota fría traen plagas de mosquitos a Castellón