Las tormentas convierten las calles de la provincia de Granada en ríos