Los trabajadores de la planta de Alcoa tiñen el cielo de negro en señal de protesta