El trastorno de la Hafefobia se dispara con el coronavirus