Turistas les quitan el pan a las mariscadoras de la isla de Arosa