El cambio climático afecta a todos, pero los más vulnerables son los niños, según un informe de Unicef