El fin del toque de queda, un infierno para los vecinos del centro de Málaga