Los vecinos de Gran Canaria regresan a sus casas ante un paisaje desolador