Cerdos muertos, sangre en los cristales: los veganos plantan cara a los carniceros en Francia