Imposible ver una película tranquilo: las salas de cine se llenan de distracciones