El vertedero de Zaldibar, a vista de pájaro