Los vertidos fecales ponen en peligro el lecho marino de la comarca de la Axarquía