Sandra González, víctima de la covid persistente, ha llegado a contabilizar hasta 37 síntomas