Adicto a los videojuegos: “Jugaba 15 horas diarias sin salir de mi habitación”