La Xbox One tendrá que conectarse a internet cada 24 hora para poder jugar