Los monos, como los humanos, tienen rabietas