Se llama Roma, tiene un año y vive gracias a un trasplante