Maternidad sin límites: una gata se convierte en la madre adoptiva de varias ardillas