Uno de los momentos más tiernos del verano: dos niños ayudan a caminar a su amigo con parálisis cerebral