Recibe el placaje de su vida cuando celebra el pase de su equipo a la Super Bowl