La primera gran decisión de las parejas: ¡pueden apagar la luz de la tentación!